domingo, 4 de diciembre de 2016

Asociación Ibérica de Historiadores y Escritores de Ciclismo (AIHEC)

Se ha creado recientemente la Asociación Ibérica de Historiadores y Escritores de Ciclismo (AIHEC), la cual soy miembro.

Una asociación que engloba a historiadores e escritores de ciclismo tanto españoles como portugueses con la intención de aunar esfuerzos y voluntades de personalidades vinculadas a la historia velocipédica de los dos países ibéricos y tiene como objetivo preservar para las generaciones futuras lo que es su marca más relevante.

Una forma de conocer el ciclismo de ambos países tan vinculados entre si, pero que se ha ido olvidando y que tenemos intención de rememorar.

Podeis visitar su blog  http://aiheciclismo.blogspot.com.es/

domingo, 20 de noviembre de 2016

Bicicletas reclinadas, mas de un siglo de historia


Hace un tiempo hable sobre las Fat Bike y como este tipo de bicicletas no son ninguna novedad en esta ocasión hablo sobre las bicicletas reclinadas, un tipo de bicicleta que apareció a finales del S. XIX.

Los primeros modelos de bicicleta reclinada aparecieron en Europa, el modelo francés Fautenil (1893) y el suizo Challand (1895).
Una de las primeras bicicletas populares fue la  estadounidense Brown-Recumbent  en 1900, la cual se llegó a exportar a Europa. Al margen emergieron conceptos como la Darling de 1896, en la cual el ciclista estaba en posición boca abajo.


Peugeot en el año 1914 fue la primera empresa importante que construyó un modelo de bicicleta reclinada, basada en el Brown-Recumbent.
En los años 20 el ingeniero alemán Paul Jaray, uno de los constructores del popular dirigible Zeppelin, diseño y construyo el J-Rad. 


Charles Mochet, a principios de los años 30, construyó el Velocar, dividiéndolo en dos mitades. Una versión de dos ruedas que dio lugar a una bicicleta reclinada con dos ruedas de 50 cm, una batalla de 146 cm y un pedalier unos 12 cm por encima del asiento.


El 7 de julio de 1933, Francis Faure hizo 45'055 km en una hora en un velódromo parisino de Bufalo. Fue una nueva marca que venció al record que hasta entonces ostentaba Oscar Egg, un récord que nadie había conseguido superar durante dos décadas (cinco años más tarde una bicicleta convencional alcanzaría estas velocidades). Fue entonces cuando Faure y el Velocar de Mochet llamaron la atención de los medios de comunicación.


Oscar Egg esta considerado el mejor pistar de principios del siglo XX el cual estableció en tres ocasiones el record de la hora en un año. Fue un innovador el cual en su ultimo record inflo los neumáticos con helio y también rodó en bicicletas reclinada realizando también el record de velocidad que posteriormente fue arrebatado por Francis Faure.


En 1934 la UCI prohibió las bicicletas reclinadas en las competiciones oficiales, lo que fue un duro golpe para el desarrollo de las mismas. Sin embargo Mochet siguió desarrollando modelos nuevos, como la primera reclinada recubierta de manera aerodinámica, la cual alcanzó 50 km/h en una hora en 1939, pero no fue reconocido por la UCI por las nuevas reglas.



Cuando terminó la Segunda Guerra Mundial, Francis Faure se fue a Australia, donde murió en 1948. Georges Mochet siguió construyendo Velocars, y versiones con motor que se vendieron bien hasta entrados los años 1960, porque se podían conducir sin carné. Un cambio en la legislación supondría el fin de los Velocar con motor.

En los años de posguerra, las reclinadas se popularizaron y tuvo un gran pero corto ascenso,  ya que muchas personas, recurrieron a las bicicletas reclinadas, más confortables que las comunes por la imposibilidad de comprar cualquier otro vehículo de motor. Pero a partir de los años 50 este tipo de bicicleta tuvo un rápido descenso en su popularidad.




En los años 70 las reclinadas comenzaron a renacer, cuando algunos ciclistas profesionales recurrieron a ellas para marcar nuevos récords, aunque no fueran reconocidas por la UCI. En 1976 se creó la International Human Powered Vehicle Association (IHPVA), una asociación que se dedicaba al desarrollo de todo tipo de vehículos a propulsión humana. Las bicicletas reclinadas ocupan un lugar central en sus actividades, ya que son actualmente los vehículos más rápidos de esta categoría.


En los últimos años de la década del 1970 y la década del 80 el interés de la escena se centró en las distancias cortas, las cuales permitieron velocidades antes impensables para una bicicleta. En el año 1977 se alcanzaron los 75 km/h y en 1986 finalmente los 100 km/h. En esta época dominaban triciclos con cuadro recubierto de manera aerodinámica como el Vector, con el cual se alcanzaron varios récords en la década del 80.

El 5 de octubre de 2002 el ciclista canadiense Sam Whittingham alcanzó con su bicicleta la velocidad de 130'36 km/h.

Por sus ventajas en cuanto al peso respecto a los triciclos, los biciclos reclinados volvieron a dominar las competencias a partir de 1990, cuando se fue popularizando el tipo de construcción con asientos muy bajos, los Low Racer, como la Cutting Edge de 1990 que inspiró a varios constructores de la actualidad. En la misma década las bicicletas tipo scooter o chopper tuvieron un corto auge, y las reclinadas cortas se empezaron a producir otra vez en grandes series.


El ultimo record fue a sido en este año cuando Reichert y su equipo de AeroVelo, la empresa canadiense que fabrica los prototipos, ha logrado romper el récord mundial de vehículos a tracción humana alcanzando los 142,04 kilómetros por hora.